3. Aceros al carbono

Producción y procesamiento

El acero al carbono se puede producir a partir de acero reciclado, acero virgen o una combinación de ambos.

El acero virgen se fabrica combinando mineral de hierro, coque (producido al calentar carbón en ausencia de aire) y cal en un alto horno a unos 1650 °C. El hierro fundido extraído del mineral de hierro se enriquece con carbono del coque quemado. Las impurezas restantes se combinan con la cal para formar escoria, que flota sobre el metal fundido donde se puede extraer.

El acero fundido resultante contiene aproximadamente un 4% en peso de carbono. Este contenido de carbono luego se reduce a la cantidad deseada en un proceso llamado descarburación. Esto se logra pasando oxígeno a través de la masa fundida, que oxida el carbono del acero, produciendo monóxido de carbono y dióxido de carbono.

Aceros Bajo, Medio y Alto contenido de Carbono

¿Qué son los aceros al carbono?

Los aceros al carbono (también conocido como acero dulce) marcado como «CS» (CARBON STEEL) consisten en una combinación de hierro y carbono. Sin embargo, el contenido de otros elementos no debe exceder los límites especificados en la norma especial EN 10020:2003. Adicionalmente las calidades de acuerdo SAE/AISI están regulados de acuerdo a la Norma SAE J 403

Estas mezclas representan una fracción de un porcentaje, p. ej. con boro el valor total es inferior al 0,0008 %, con cobre de nuevo inferior al 0,4 %.

Gracias a las excelentes propiedades del acero al carbono, es un material muy popular. En general, es fácil de procesar y además, fiable y rentable para aplicaciones típicas.

Scroll al inicio